ACTUALIZACIÓN DE ENTRADAS (05-IX-2017)

La vida en el Paleolítico


Durante el Paleolítico se alternaron periodos glaciares (épocas de intenso frío) con periodos interglaciares (épocas de clima más suave). La vida de hombres y mujeres en un medio ambiente tan adverso era muy difícil, y todos sus esfuerzos se centraban en asegurar su supervivencia. Su alimentación se basó en la recolección de frutos, en la pesca y en la caza de animales. Entre estos últimos, sus piezas favoritas fueron el reno, el bisonte, el ciervo, el jabalí y el caballo. También cazaron animales más grandes, como el mamut. Este modo de vida obligaba a los grupos humanos a desplazarse continuamente, siguiendo a los animales que cazaban. Es lo que se denomina vida nómada o nomadismo. No obstante, el dominio del fuego les permitió utilizar las cuevas, calentarse, ablandar los alimentos y cocinar.
 
 Escena de vida cotidiana y el Hábitat durante el Paleolítico

En relación a su hábitat, durante el invierno se refugiaban en el interior de cuevas naturales y consumían las provisiones acumuladas. Mientras esperaban la llegada del buen tiempo, se dedicaban a preparar las pieles, que les servían de abrigo, y a fabricar los utensilios y las armas necesarios. Al llegar el verano se dedicaban a cazar, pescar y recoger frutos. Vivían entonces al aire libre, en chozas construidas con troncos y ramas de árboles o en tiendas hechas con pieles de animales.

Cueva de Lascaux


Desde hace unos 90.000 años, nuestros antepasados enterraban a sus muertos y les rendían culto, colocando en sus tumbas collares, hachas de piedra, alimentos y otros objetos. También adoraban al Sol, a la Luna y a las estrellas; creían en fuerzas sobrenaturales y practicaban rituales mágicos para protegerse de los peligros y de la muerte.

Evolución de las Herramientas, Simbolismo y Arte durante el Paleolítico

Durante el Paleolítico Superior pintaron en las paredes de algunas cuevas los animales que cazaban. Muchas de estas pinturas tienen una antigüedad de alrededor de 15.000 años, y las más importantes se han encontrado en el norte de España y el sur de Francia. Los prehistoriadores creen que nuestros antepasados las pintaban como parte de una ceremonia mágica, tendente a favorecer la caza. Estas pinturas, llamadas Rupestres, están situadas en partes profundas de las cuevas. Unas son mocromáticas y otras están realizadas con varios pigmentos obtenidos a partir de sustancias naturales (cenizas, óxido de hierro, yeso, sangre y grasa de animales, etc.). Los animales se representan con un gran realismo y naturalidad. En otras cuevas, por su parte, se han encontrado estatuillas de mujeres, que recibieron el nombre de venus (destaca la Venus de Willendorf), así como utensilios de hueso decorados con grabados.



La vida en la prehistoria from Jose Angel Martínez

MATERIAL COMPLEMENTARIO: Paleolítico por Wikipedia, ArteHistoria, UNED

Museo Nacional de Prehistoria de Les Eyzies de Tayac (Francia); y yacimientos de Altamira, Lascaux, Siegaverde, Tito Bustillo y Nerja.
Villalítica: centro de experimentación de la Prehistoria, en Loja (Granada).
Arte por Wikipedia 
Fichas de Arqueología experimental por Fundación Atapuerca.
CARRILLO GONZÁLEZ, R. (2011): La vida de los cazadores-recolectores.
NAVAS, J. (coord.) (2002): Geografía e Historia : Ciencias Sociales, 1º ; Anaya, Madrid, pp. 154-155.